"Nadie sabrá cómo moriste": mujeres denunciantes de violencia intrafamiliar reclaman justicia

  • Por Meganoticias

Aunque desde el 2020 las denuncias al fono 1455 aumentaron en un 148% con respecto al año anterior, las víctimas de violencia intrafamiliar indican que no reciben la ayuda necesaria, sus agresores continúan libres y siguen padeciendo un calvario en sus vidas.

Así lo reveló el duro relato de Nehzat Najad, quien hace 21 años llegó desde Irán a Chile y en el 2012 empezó una relación con un chileno y también una terrible pesadilla de violencia psicológica y física.

"Discutíamos porque no me dejaba salir, me tomó del cuello, me levantó y, tiene harta fuerza, y me dijo te voy a golpear tan fuerte que saltai hasta la ventana y nadie sabrá cómo moriste", comenzó reseñando la afectada a Meganoticias.

Ante el duro panorama, solicitó ayuda, pero su drama continúa: "Las mujeres sí denuncian, pero los procesos duran muchos años".

La siguió con dron y le disparó

Nehzat optó por denunciar a su agresor en 2019, siguió todo el proceso, pero el acusado recibió una orden de alejamiento que nunca cumplió y los episodios de violencia continuaron.

Fue tan el acoso que el sujeto, la persiguió con drone y le disparó a una ventana de su hogar. "Fue un balazo de fuera. Era una pelota redonda que era de rifle", relató la mujer.

A pesar del hecho, al agresor sólo se le decretó como medida judicial la firma mensual, sin orden de alejamiento.

"El cazador anda libre de polvo y paja"

Por estos días, Rosa Elena Moreno busca que se haga justicia con lo ocurrido con su hija, Francisa Moll, quien el pasado 4 de abril de 2020 se terminó quitando la vida, tras años de violencia de su expareja.

La afectada presentó 5 denuncias, pero no recibió la ayuda suficiente y debido a los ataques perdió piezas dentales y sufrió parálisis facial.

Ahora su progenitora busca cumplir el deseo de su hija expresado en una carta donde pidió "que ayude a que sus hijos sean hombres de bien, buenos y felices y que ayude a que salga una ley que proteja a las mujeres porque el cazador anda libre de polvo y paja".

"Me escupía la cara"

A lo sucedido con Francisca Moll se suma otro caso de una mujer, quien relató "me escupía mi cara y estaba quedando pelada. Me arrastraba de mi pelo y me sacaba menchones de mi cabello".

Luego de tres años de violencia de su expareja y padre de su hijo lo denunció, pero la respuesta fue: "tenía que ser un caso de riesgo vital para que me lleven a una casa de acogida".

Así se fue de su hogar, pero su calidad de vida empeoró, ya que vive escondida ante las amenazas.

Ante la situación, Francisca Millán, Abogada AML Defensa Mujeres, sostuvo que "llenamos de causas archivadas o que las afectadas deciden no perseverar y luego, cuando uno las mira como un todo, resulta que hay una misma víctima con 4 o 5 denuncias, que nunca se dieron curso".

Palabras a las que se sumó la abogada Camila Ide al aseverar que "son bajas las penas por violencia intrafamiliar. Si no está la presencia de condena anterior, es libertad segura".

Por estos días en el Congreso se tramita la opción del uso de tobilleras electrónica para hacer efectiva una orden de alejamiento, mientras que el Ministerio de la Mujer y Equidad de Género aduce que se fortalecen las  las casa de acogida y el whatsApp silencioso, pero que no cuentan con todas las herramientas para entregar una ayuda efectiva a las víctimas.

Ver cobertura completa

Si eres víctima o testigo de violencia hacia la mujer el fono de orientación dispuesto por el Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género (SernamEG) es el 1455. El número se puede marcar tanto en teléfono fijo como en el celular y desde ahí brindan orientación para ayudar a víctimas de maltrato o te guían con los mecanismos para realizar una denuncia.