Esto es lo que pasa con tu cuerpo cuando dejas de hacer ejercicio

El ejercicio debería ser parte de la rutina diaria de tu vida. Es tan importante como lavarte los dientes, o tener una buena alimentación, pero para muchos es muy difícil de añadir de manera permanente en su día a día. 

Es que pareciera ser que se le debe dedicar muchas horas de la vida al ejercicio. Según recomienda la Organización Mundial de la Salud, los adultos deberían practicar entre 2,5 y 5 horas de actividad física aeróbica de mediana intensidad, a la semana. 

De esta manera puedes mantenerte lo más saludable posible. Pero si con el fin de año te está costando seguir tu hábito de ejercicio, conoce todo lo que podría pasar con tu cuerpo durante el tiempo en que dejes de ejercitarte.

Unos días sin ejercicio

 

Pexels

 

Si acostumbras practicar un deporte o ir al gimnasio durante todos los días de la semana, entonces deberías programar un par de días para el descanso. Durante estos periodos le das tiempo a tu organismo para poder recuperarse, reparar músculos y fomentar su crecimiento. 

Las primeras semanas

 

Pexels

 

Si tu semana estuvo muy ocupada y no pudiste ir al gimnasio, lo más probable es que esto no tenga un gran impacto medible en tu cuerpo. 

"Para la mayoría de las personas que hacen ejercicio con regularidad y tienen un nivel de acondicionamiento entre moderado y sólido [se entrena de cuatro a seis veces por semana], una semana de descanso es una oportunidad para tomarse un respiro y refrescar la mente y el cuerpo", explicó el entrenador certificado, Cris Dobrosielski, a Self

Pero mientras más tiempo dejas pasar, disminuirá tu resistencia física y el VO2 max o la capacidad de tu cuerpo para absorber y trasladar por las diferentes estructuras el oxígeno

"Se ha demostrado en atletas de resistencia que, a las cuatro semanas [de inactividad], hay una disminución del 20 por ciento del VO2", añadió Tara Plusch, fisióloga del ejercicio clínico.

Pero no solo cambiará tu capacidad pulmonar, según explican en la revista Insider, alrededor de la semana 2 y 3 también comenzará a disminuir el tamaño de las células de los músculos y a aumentar el tamaño de las de grasa. 

Es que, a pesar de lo que la industria nos ha hecho creer, las células de grasa más que aumentar o disminuir en cantidad, se reducen o aumentan su tamaño, dependiendo de si aumentas o bajas de peso.

Ya pasaron meses

 

Pexels

 

Con el tiempo, puede que comiences a notar físicamente el cambio, especialmente si sigues comiendo la misma cantidad de calorías que consumías cuando entrenabas regularmente. Según los expertos, mientras en mejor forma te encuentres, antes notarás los cambios. 

Pero también ya comenzarás a darte cuenta de que tu capacidad pulmonar es menor e incluso si intentas retomar el ejercicio como antes, tu eficacia no será la misma. 

A largo plazo

 

Pexels

 

Con el tiempo, mientras más sedentario seas, más probabilidades tendrás de desarrollar una serie de enfermedades, que pueden ser crónicas o graves, como la diabetes o ciertos problemas cardiacos

También notarás que será más difícil retomar el ejercicio, por lo que los expertos recomiendan que si sientes que no tienes tiempo para ejercitarte, en vez de dejar por completo el hábito, modifiques tu rutina a tu nueva disponibilidad. 

"Si tienes poco tiempo, trabaja un poco más los días que puedas ir al gimnasio", concluyó el profesor de nutrición y fisiología deportiva de la Universidad de Missouri, Steve Ball

Este artículo está diseñado para informar y no pretende dar consejos o soluciones médicas. Pregúntele siempre a su doctor o especialista si tiene dudas sobre su salud o antes de iniciar un tratamiento.

 

Todo sobre Salud

Leer más de