"Efecto autodestructor": Esta es la nueva teoría que explica por qué se habría acabado la vida en Marte

  • Por Monserrat Saavedra

A partir de un modelo de clima marciano, un nuevo estudio sugiere que las bacterias que se encontraban en el planeta Marte habrían sido las responsables de la extinción de cualquier forma de vida en el lugar.

Específicamente, la interacción de microbios primitivos con la atmósfera habría desencadenado un proceso que podría ser comparado con el "efecto invernadero" terrestre. 

¿Cómo habría sido Marte con vida?

Hace unos 3,7 mil millones de años atrás, mientras en la Tierra se comenzaban a asomar las primeras formas de vida primitiva en los océanos primordiales, en Marte existía una atmósfera rica en dióxido de carbono. 

"En esa época, Marte habría sido relativamente húmedo y tibio, entre unos 10 y 20 grados Celsius", explicó a Space.com el autor principal del trabajo, el astrobiólogo Boris Sauterey, del Institut de Biologie de l’Ecole Normale Supérieure (IBENS) en París.

"Tenía agua líquida en forma de ríos, lagos y quizás océanos en su superficie. Pero su atmósfera era bastante diferente a la de la Tierra. Era densa, pero rica en dióxido de carbono e hidrógeno, los que actuaban como potentes gases de calentamiento", añadió el autor. 

Es que al estar Marte más alejado del Sol, es naturalmente más frío que la Tierra, por lo que para sostener vida, el planeta debía encontrar otros mecanismos para aumentar la temperatura. 

¿Cómo ocurrió la "autodestrucción"?

Los expertos analizaron qué habría pasado en el planeta si es que hubiesen existido bacterias que consumían hidrógeno, muy similares a las que se podían encontrar en la Tierra. 

El modelo arrojó un resultado devastador y muestra que incluso "las biosferas primitivas pueden tener un efecto autodestructor", agregó Sauterey. 

Al consumir el hidrógeno de la atmósfera los microbios liberaban gas metano, un compuesto que en la Tierra desencadena el "efecto invernadero", pero que en Marte tuvo un impacto contrario. 

"Los microbios sustituyeron esencialmente un gas de calentamiento más potente, el hidrógeno, por un gas de calentamiento menos potente, el metano, que habría tenido un efecto de enfriamiento", precisó Sauterey.

Esto resultó que la temperatura de la superficie disminuyera drásticamente. Habría alcanzado unos -60 °C, obligando a las bacterias a trasladarse a las capas más profundas del planeta, donde aún se conservaba más calor. 

Según la investigación, bajo el cráter de Jezero, donde investiga el vehículo de la NASA, Perseverance, se podría encontrar rastros de la existencia de estos microorganismos. 

Todo sobre Planeta Marte

Todo sobre Astronomía