Estudio genético sugiere que personas que toman café caliente tienen más probabilidades de padecer cáncer de esófago Unsplash

Estudio genético sugiere que personas que toman café caliente tienen más probabilidades de padecer cáncer de esófago

  • Por Monserrat Saavedra

Tomar café por las mañanas es un ritual que tiene su público y podría tener sus beneficios, pero no todos los expertos están de acuerdo con las ganancias que podría acarrear esta bebida. 

Según una nueva investigación, las personas que toman café, o cualquier bebida caliente, tendrían más riesgo de ser diagnosticados con cáncer de esófago

Este es un estudio novedoso, que no se dedicó a consultar o monitorear los hábitos del desayuno de los voluntarios, sino que directamente analizó su predisposición genética para consumir esta bebida. 

¿Cómo se hace un estudio genético?

 

Unsplash

 

Para este trabajo, los investigadores utilizaron la información genética de más de 580 mil ciudadanos del Reino Unido y Finlandia. Con ella, determinaron las variables hereditarias que predisponen a las personas a beber más o menos café. 

Una de las ventajas de esta metodología, es que reduce las probabilidades de que los estudios estén "contaminados" por otra información. Por ejemplo, a nivel de comportamiento, las personas que suelen beber mucho café también tienden a consumir mucho alcohol, por lo que los resultados del estudio se podrían explicar por la cantidad de bebidas alcohólicas.

Pero al momento de analizar los genes, este problema desaparece, ya que a un nivel genético, tomar café no está relacionado con el alcohol, pero sí con la preferencia por el consumo de cualquier bebida caliente. 

 

Unsplash

 

¿Cuáles son las probabilidades de tener cáncer?

Con los datos obtenidos, los investigadores identificaron que las personas que tienen un puntaje genético de consumo de café alto, tienen 2,8 veces más probabilidades de padecer cáncer de esófago. 

Las estadísticas se vuelven más complicadas, a medida que aumenta la temperatura preferida de las bebidas, ya que en quienes prefieren comidas calientes se detectaron 5,5 veces más probabilidades, mientras que en quienes las toman calienten solo tienen 2,7 veces más de posibilidades de ser diagnosticados. 

Los expertos teorizan que las probabilidades se podrían explicar por el daño estructural en las mucosas del esófago que resultan de las bebidas calientes, pero aún no se han hecho los estudios que podrían confirmar este mecanismo.

Este artículo está diseñado para informar y no pretende dar consejos o soluciones médicas. Pregúntele siempre a su doctor o especialista si tiene dudas sobre su salud o antes de iniciar un tratamiento.

Todo sobre Estudios científicos

Todo sobre Cáncer