Pensar agota: Esta es la explicación biológica que encontraron los expertos Pexels.

Pensar agota: Esta es la explicación biológica que encontraron los expertos

  • Por Macarena Lastarria Mallea

Una jornada de ejercicio intenso puede resultar agotadora. Sin embargo, las actividades que requieren un alto nivel de concentración y razonamiento pueden generar una sensación de fatiga muy parecida. Así lo determino un reciente estudio, que concluyó que pensar cansa.

Investigadores franceses estudiaron este fenómeno y detallaron cuáles son sus causas biológicas. En concreto, dividieron en dos grupos a los participantes y les pidieron concentrarse durante seis horas, con dos breves descansos de diez minutos cada uno.

Mientras a unos se les mostraban letras y colores a cada segundo, que tenían que recordar rigurosamente, los otros realizaban una tarea mucho más sencilla. Luego, los expertos midieron sus niveles de cansancio a través de pruebas como rastreo ocular.

 

Referencial.
Referencial/Pexels.

 

El resultado tuvo relación con el aminoácido glutamato, el principal neurotransmisor excitatorio, encargado de la activación de las sinapsis del cerebro. "En los grupos que tenían que resolver las tareas más difíciles, la concentración de glutamato aumentó con el tiempo", afirmó Antonius Wiehler, autor principal del estudio.

Y esto, ¿cómo nos afecta?

Si bien para algunos esto puede que no sea ninguna novedad, ya que está claro que existen límites para nuestro rendimiento cognitivo, el análisis demuestra que los niveles de glutamato influyen en las decisiones y, por ende, en nuestra vida cotidiana. 

"Pedimos a los participantes tomar decisiones económicas sencillas: ¿prefieren recibir 20 euros ahora o 50 dentro de un año?", explicó Wiehler sobre la siguiente parte del experimento. Las observaciones fueron que el grupo con la tarea cognitiva más compleja prefirió el dinero rápido, mientras que el resto pensó más a largo plazo.

 

Referencial/Pexels.
Referencial/Pexels.

 

En este sentido, el científico indica que "cuando aparece la fatiga cognitiva, optamos por procesos más sencillos o acciones que no requieran esfuerzo o espera". Por lo tanto, es bastante coherente tomar decisiones importantes al principio del día y no después de una jornada ajetreada.

Entonces, una buena pregunta sería si existe alguna forma de restaurar o entrenar nuestro rendimiento cognitivo, algo que Wiehler señala que, por el momento, es todo un misterio. "No sabemos cómo bloquear la liberación de glutamato, ni si es aconsejable", apunta.

Todo sobre Estudios científicos

Todo sobre Salud