deficit atencional adultos sintomas Shutterstock

Las 10 señales que pueden hacerte sospechar de que tienes déficit atencional

  • Por Monserrat Saavedra

Pareciera ser que el déficit atencional (TDAH) es un trastorno que solo afecta a los niños, pero esta no es una enfermedad que tenga una cura específica que haga que desaparezca con la edad. De hecho, la vida diaria y laboral de muchos adultos sufren por este trastorno. 

Lo más probable es que estas personas ya sepan que tienen el desorden o quizás nunca fueron diagnosticadas, a pesar de que las primeras manifestaciones aparecen durante la infancia. Pero, incluso con un diagnóstico tardío, el déficit atencional se puede tratar de todas formas con psicoterapia y medicamentos, en caso de que sean necesarios. 

A continuación, revisa cuáles son las señales que te podrían hacer sospechar que eres uno de los adultos afectados por este trastorno:

¿Cuáles son las señales?

Son diferentes comportamientos asociados a la desorganización mental que puede generar el trastorno de déficit atencional, el que lleva a que aparezcan estos problemas.

1. Tienes problemas para organizarte

Olvidas pagar las cuentas, tus tarjetas, lo que compraste en una aplicación, las horas al médico, las citas especiales. Todas estas tareas propias de la vida adulta se vuelven una complicación cuando tienes TDAH. Pero la gracia de recibir atención médica, es que podrás conocer todas las herramientas que necesitas para superarlas.

2. Te distraes con demasiada facilidad

En este mundo con muchos estímulos, el cambio más pequeño se puede robar toda la atención que tenías dedicada a tu trabajo, especialmente si te encuentras en una oficina en la que se habla mucho o pasan muchas cosas a tu alrededor. 

3. Te cuesta mantener la atención mientras te hablan

La falta de atención afectará tu capacidad de mantener el hilo de las conversaciones que escuchas. Puede que quieras mantener toda tu concentración, pero aun así será un desafío.

4. Te cuesta relajarte

Aquí es donde entra la hiperactividad, porque no todo sobre el TDAH es sobre la distracción y falta de concentración. Este aspecto del trastorno hace que requieras de estar activo constantemente, ya sea ocupado o simplemente moviéndote, por lo que algo tan simple como descansar en el sillón, puede ser un gran desafío. 

5. Tienes problemas para comenzar las tareas

Si con frecuencia te encuentras con toda la intención de comenzar con una tarea y terminas haciendo otra completamente diferente, lo más probable es que seas un adulto con TDAH sin diagnosticar. Es que la procrastinación, o la capacidad de evitar lo que debes hacer, es una de las principales manifestaciones que se repite de manera transversal en estas personas. 

6. Priorizar actividades no es lo tuyo

Trabajar al filo de los límites de entrega de tu trabajo es cuando mejor funcionas, pero eso también hace que se acumulen las tareas y no siempre sabrás por cuál es mejor comenzar. Cuando no eres bueno haciendo listas de trabajo, se podrán acumular tus labores.

7. Tienes ataques de rabia 

Regular las emociones no es tarea fácil para las personas con déficit atencional. Cuando se trata de un paciente diagnosticado en la juventud, esto es trabajado con anterioridad, pero los adultos, sin las herramientas, pueden presentar más problemas. 

Estos ataques son de mucha intensidad, pero de muy corta duración, por lo que otras personas puede que no empaticen o no entiendan tus emociones. 

8. Manejas impetuosamente

La misma incapacidad de retener la atención que tienes para escuchar a las personas, se puede trasladar al momento en que te sientas detrás del volante. Esto hace parecer que eres un conductor irresponsable o incluso puede derivar en que tengas más accidentes de auto que el promedio de las personas. 

9. Tienes problemas con tus parejas

Muchas personas con este déficit pueden tener problemas con sus relaciones por las dificultadas listadas anteriormente. Puede que no sean buenos para ponerte atención, o parece como si realmente no les importara la relación, cuando en realidad, no en todos los casos será así. 

10. Siempre llegas tarde

¿No te gusta dejar a las personas esperando, pero sientes que "estás programado para atrasarte"? Esto es habitual entre la gente con este trastorno por una infinidad de razones, pero, por lo general, subestiman el tiempo que les toma cada actividad que realizan.

Este artículo está diseñado para informar y no pretende dar consejos o soluciones médicas. Pregúntele siempre a su doctor o especialista si tiene dudas sobre su salud o antes de iniciar un tratamiento.

Todo sobre Salud Mental

Leer más de