Patricio Herman acusa al ex edil de Colina de una operación comercial que truncó la construcción de un hospital en la RM

  • Por Cristóbal Ferrer / Gabriela Padilla

El arquitecto Patricio Herman se ha convertido en un verdadero Pepe Grillo urbanístico. Su nueva cruzada es la cuestionada compra municipal del terreno en la comuna de Colina, donde se construiría el hospital de la zona norte de la Región Metropolitana, pero para el cual hoy el Gobierno deberá encontrar un nuevo lugar.

Presidente de la Fundación Defendamos la Ciudad, Herman entrega detalles a Mega Investiga sobre el reciente dictamen emitido por Contraloría, que cuestiona la sospechosa operación comercial -por trato directo- que permitió que se adquiriera un terreno sin condiciones adecuadas para construir un centro hospitalario. En la operación está involucrado el ex alcalde de Colina, Mario Olavarría (UDI).

¿De qué trata este dictamen y qué alcance tendrá en la edificación del hospital de Colina?

El dictamen es bastante concluyente. Nadie puede equivocarse, una vez que se lea. La Contraloría acogió una denuncia interpuesta por la Fundación Defendamos la Ciudad y por otra serie de particulares que viven en Colina respecto a una operación comercial improcedente para construir el hospital de la zona norte en un terreno hoy tipificado como área rural. Para ello, se utilizaron estas famosas corporaciones sociales de desarrollo, corporaciones privadas. Las platas que se pagaron al particular que vendió el terreno no idóneo, eran plata municipales que se le traspasaron a esta organización.

¿Los montos de esa compra del terreno corresponden al valor comercial?

Se trata de una cantidad que excede el valor comercial, lo que quedó en claro con el dictamen de la Contraloría. Hay una serie de irregularidades y ese fue el motivo por el cual, razonablemente, el contralor Bermúdez trasladó los antecedentes a todos los servicios públicos con competencia en esta materia, ya sea gente de Vivienda, de Medio Ambiente, de Salud; y también al Consejo de Defensa del Estado, porque aquí hay un presunto daño al interés fiscal.

“Solo queda agachar el moño”

¿Qué va a pasar finalmente con la construcción del hospital?

Lo que va a pasar ahora es muy simple. Todas las autoridades que tienen competencia en esta materia van a tener que ver cuál es el terreno apto para poder construir este urgente hospital en la zona norte. Hay comunas que tienen terrenos de muy buena calidad y con las dimensiones necesarias para construir el hospital. No puedo dar los nombres de esas comunas, porque voy a aparecer como lobbista de ellas. Y yo no soy lobbista, soy fiscalizador. Esta tarea le compete ahora a los ministerios de Salud, de Medio Ambiente y de Vivienda. Ellos tendrán que resolver cuál será el terreno en el que se construirá este importante hospital para la zona norte de Santiago.

Es decir que con este dictamen, ¿el hospital no se podría construir en el lugar que adquirió el ex alcalde de Colina?

Con este dictamen queda claramente establecido que eso no se va a poder construir ahí, en ese terreno. Los dictámenes de Contraloría son vinculantes para la administración. Como se dice vulgarmente, la administración tiene que “agachar el moño”, tiene que obedecer lo que dice la Contraloría. En ese sentido, lo único que queda es proceder correctamente a partir de ahora.

“El terreno tiene uso de suelo rural”

Uno de los puntos clave en este dictamen tiene que ver con las características del suelo en el cual se iba a emplazar este hospital.

Exactamente. El terreno hoy tiene un uso de suelo rural, es decir, es un terreno que está en una zona que está excluida al desarrollo urbano. Por lo tanto, para posibilitar la construcción del hospital, si no hubiese existido el dictamen de la Contraloría, las autoridades del Gobierno Regional Metropolitano debieran haber hecho los cambios de uso de suelo respectivos para posibilitar que este terreno fuera urbano.

También uno de los puntos que se incluyen en este dictamen se refiere a la contratación directa de la empresa “Urbe, Diseño y Gestión Urbana” ¿A qué se refiere este cuestionamiento?

No fueron debidamente justificadas las decisiones que tomaron los interesados en que el hospital se construyera en ese terreno. La Contraloría fue muy lapidaria. Pero no tengo idea de quiénes son los dueños de la consultora Urbe. Deben ser algunos arquitectos amigos de alguien. No los conozco.

¿Y el hecho de que fuera trato directo?

Muy feo, horrible. La Contraloría también se refirió al trato directo.

Normalmente, la compra de terrenos la hace la Corporación de Desarrollo Municipal ¿Cómo se llevó a cabo la compra de este terreno?

La decisión del alcalde siempre es compartida por los concejales. Hay que tomar en cuenta que ellos tienen un poder de fiscalización, pero no lo ejercen. Por lo tanto, el alcalde les dijo “aprueben esto”, y los concejales, como niñitos chicos, aprobaron. Pero ello no es posible y la Contraloría dijo que esto era improcedente. Es más, a la Contraloría tampoco le gustó el alto precio que pagó esta Corporación de Desarrollo Municipal a la dueña de apellido García. Fue un trato directo también. El problema que se va a presentar ahora, es que se va a tener que resciliar la operación comercial y todo vuelve a foja cero. En una de esas, no lo sabemos, la suertuda vendedora Carmen García, va a decir “No po’, yo ya hice un negocio” y esto está debidamente garantizado. Es más, esta corporación ya había pagado el 50% de la 100 mil UF acordadas en el contrato de compra-venta. O sea, 50 mil UF ya están en el bolsillo de la señora. Si ella se niega a resciliar, van a tener que ir a la justicia y va a ser tremendo.

Usted apuntaba al ex alcalde Mario Olavarría, quien es el que realiza toda esta operación.

Él fue el promotor de esta operación comercial.

¿De qué manera evalúa usted que el ex alcalde, sabiendo que ese suelo era agrícola y no urbano, y que se iba a generar esta serie de inconvenientes, igual hubiese insistido en la construcción del hospital en ese lugar?

Si yo fuera un hombre buena persona e ingenuo, podría decir que el alcalde no sabía nada. No tenía conocimiento técnico e impulsivamente compró. Pero debo suponer que los alcaldes son gente que tiene cierto nivel de preparación, por lo tanto, uno podría concluir que el alcalde sabía que estaba pagando un precio más alto que el precio de mercado y eso es algo que tendrá que investigar el Consejo de Defensa del Estado.

¿Y ahora qué pasa con los otros organismos?

Entran los seremis de Vivienda, Salud, Medio Ambiente, Obras Públicas, pero en materias de la operación comercial no se van a meter. Esos Seremi tendrán que encontrar el sitio adecuado para que se construya el nuevo hospital para la zona norte. En cuanto a la operación mercantil, promovida por el ex alcalde y apoyada por la actual alcaldesa, van a tener que ver cómo diablos solucionan el problema. Es problema de ellos.

Revisa el reportaje del equipo de Mega investiga, "El Hospital fantasma de Colina":

Todo sobre Mega Investiga