Foto referencial./ AFP

¿Qué lleva a los migrantes profesionales a trabajar con las aplicaciones de transporte?

  • Por Patricia Pineda

Por Patricia Pineda Ochoa 

Daniel Egido tiene casi dos años en Chile. La crisis política, económica y social de Venezuela lo llevó a salir de su país en busca de mejores oportunidades y calidad de vida, tanto para él como para su familia.

Con estudios en Informática, este joven forma parte de ese conglomerado de migrantes profesionales que llegan al territorio nacional y se dedican a trabajar en rubros ajenos a su carrera, con el fin de generar ingresos una vez residenciados en Santiago o en otras regiones.

El sector retail es uno de los más buscados al momento de trabajar, sin embargo otro ha venido despuntando en estos últimos años: el de las aplicaciones de transporte como Uber, Beat y Cabify.

MIRA TAMBIÉN: Migrantes: ¿Qué necesito para trabajar en Chile?

Foto: Reuters 

"Chile es muy caro y hay que producir", comentó Egido, quien se desempeña como conductor de estas plataformas desde hace ocho meses.

Aunque el automóvil no es de su propiedad, y debe pagar 500 mil pesos mensual al dueño del vehículo, Daniel narró que necesitaba una entrada extra de dinero para balancear sus gastos mensuales, motivo por el cual presta servicios de traslado mediante Beat y Uber.

De acuerdo a este joven venezolano, por una parte "es ventajoso trabajar con estas aplicaciones, pues eres tu propio jefe y puedes manejar tu tiempo como quieras"; pero por otra se generan gastos adicionales como "el pago de la gasolina, del TAG, del seguro del auto y estacionamiento(...) No todo es bueno y no siempre hay carreras buenas".

MIRA TAMBIÉN: Permiso de Trabajo: Los documentos que deben presentar los migrantes que quieren trabajar en Chile

Foto: Agencia Uno 

¿Mercado copado de migrantes?

Pese a que la sensación es mayor, la empresa Beat aseguró que en Chile el 8% de los conductores que trabaja con esta aplicación son extranjeros (4.500 personas de un total de 60 mil), de nacionalidades suecos, italianos, venezolanos, peruanos, colombianos, brasileños, entre otros.

Casos como los de Daniel son muy frecuentes actualmente en el país; algunos más complejos que otros, pero la realidad es que las aplicaciones de transporte se están adueñando poco a poco de este servicio debido a su economía y comodidad, tanto para quien requiere el traslado así como para quien lo ofrece. 

"Tengo muchos conocidos que trabajan con estas aplicaciones. Del grupo de venezolanos que trato, unos 50, más o menos, las usan para percibir dinero. Algunos como trabajo fijo y otros como entrada extra", comentó Daniel, quien agregó que "pudiese llegar hasta 5.000 el número de conductores extranjeros que trabajamos con la aplicación". 

MIRA TAMBIÉN: Anuncian nueva rebaja de tasas de embarque para vuelos nacionales e internacionales

Foto: AFP 

Christopher Banfield, gerente general de Beat, explicó que "los conductores de la plataforma no trabajan para la aplicación, ellos son nuestros clientes, tal como lo son los pasajeros. Somos una plataforma que ofrece demanda a los conductores".

Es por este motivo, y así lo recalcó Banfield, que todos los usuarios acceden a la aplicación con las mismas condiciones, independientemente de su nacionalidad, "mientras cumplan con los requisitos exigidos por cualquier conductor: Permiso de circulación al día, certificado de antecedentes sin incidentes, licencia de conducir (chilena) y seguro obligatorio".

"Accesible y rápido"

Banfield manifestó que, actualmente, las aplicaciones de transporte han generado una experiencia de traslado única.

"Desde Beat, conectamos lugares y personas dentro de la ciudad, movilizando a millones de ellas en todo Santiago (...) Con tan solo tocar un botón, tienes miles de conductores disponibles, siendo más accesible, rápido y confiable, para donde quieras ir y cuando quieras".

Aunado a lo anterior, el gerente de la compañía resaltó que el modelo de su aplicación "es simple, flexible, amigable, que puede ser utilizado por todos y que permite poder movilizar a los usuarios donde quieran, a la hora que quieran".

Foto: AFP

El costo del servicio no es menos importante y estas aplicaciones ofrecen a sus clientes tarifas económicas distintas a las ofrecidas por los taxis tradicionales.

Christopher Banfield, agregó que los conductores "pueden generar en sólo una semana 800 mil pesos".

Al respecto, Daniel sostuvo que "por ejemplo, en un día malo, puedo llegar a hacer 35 ó 40 mil pesos y solo trabajando de 19:30 a 21:00 horas". 

Finalmente, Banfield afirmó que lo cierto es que "Chile se está enfrentando a un escenario cada vez más moderno, en el que la tecnología está todo el día en nuestras vidas y dentro de este contexto nos encontramos con el uso de las aplicaciones como una nueva forma de movilizarse".