Captura Telenoche

"Para sobrevivir": Jubilado trabaja como delivery porque la pensión mínima que recibe no le alcanza para subsistir

  • Por Nicolás Díaz Canales

Óscar, "El Bocha", tiene 67 años y recibe una pensión mínima. Debido a esto, se ve obligado a trabajar como delivery en la pizzería de un amigo en la localidad bonaerense de Ingeniero Budge, en Argentina

"Abuelo delivery"

Durante 15 años, Óscar trabajó en una fábrica de una multinacional, pero la crisis que golpeó al país trasandino lo hizo perder su empleo y su indemnización se la comió el "corralito" de ese mismo año.

Por años sobrevivió con trabajos temporales y al llegar el momento de jubilar solo le correspondía una pensión mínima, de 30 mil pesos argentinos (unos 200 mil pesos chilenos).

"Yo pensé que cuando llegara a jubilarme iba a estar mucho mejor, pero lamentablemente tienes que tener un trabajo extra para sobrevivir", relató el hombre al programa Telenoche.

Hace dos años un amigo abrió una pizzería en su barrio, y tras varios empleados jóvenes que dejaban el trabajo, Óscar se ofreció a ser el "abuelo delivery". Así comenzó a repartir pedidos en su bicicleta.

Los peligros del trabajo

Pero el trabajo tiene sus inconvenientes. "El Bocha", como se le conoce en el barrio, trabaja todas las noches, de lunes a lunes, soportando el frío y exponiéndose a la oscuridad e inseguridad de las calles. Inseguridad que incluso le ha significado ser víctima de la delincuencia

"Fue un manoteo de bicicleta... me tiraron y unos vecinos de la esquina en donde me estaban robando me rescataron", expuso.

"Sobrevivir"

Pese a esto, Óscar no pierde su sonrisa y sigue trabajando todas las noches. "Vengo acá y tengo ganas de trabajar. No me siento viejo, todavía no", dijo.

Con esa misma actitud, el "abuelo delivery" recalca que su trabajo, el que le permite doblar sus ingresos, le ha enseñado a "sobrevivir".

Leer más de