Crónica

"Fue muy duro": Estuvo tres años preso por un crimen que no cometió y su padre murió mientras cumplía condena

  • Por Diego Alonzo

El caso de Ignacio Damián Pedernera dejó consternada a la comunidad argentina, ya que la justicia lo declaró culpable de un crimen que jamás cometió y por el cual estuvo tres años preso, tiempo en el que incluso murió su padre.

El asesinato por el que estuvo condenado fue el de Mario Esusy, un taxista baleado durante un robo en el barrio Ludueña de Rosario en abril de 2019, informa Crónica.

Ahora los magistrados le otorgaron la libertad, ya que consideraron que los testigos presentaron ciertas contradicciones al identificar al joven de 21 años como el autor del delito. Además, las conversaciones de WhatsApp de Pedernera daban a entender que no se encontraba en la escena del crimen en ese entonces.

"No tengo palabras para describir lo que viví"

En una entrevista, el joven comentó la dura experiencia que le tocó vivir en prisión y detalló que incluso llegó a trabajar allí dentro como peluquero.

Sin embargo, su paso por la cárcel también estuvo marcado por la muerte de su padre en agosto del año pasado. En esta línea, aseguró que desde que fue condenado nunca más volvió a verlo, por lo tanto, tampoco pudo asistir al funeral.

"En la cárcel tienes que sobrevivir. Yo soy de clase baja. Cortando el pelo sobreviví. El que dice estando preso que pasó hambre es porque no se la rebuscó. Yo pasé hambre, frío y seguí. Hay que seguir para adelante siempre", sostuvo Pedernera.

Respecto al deceso de su padre producto de un paro cardiorrespiratorio, el joven dejó en claro que "nunca lo pude ver desde que me detuvieron. La unidad no me permitió ni ir al velorio. Fue muy duro. No tengo palabras para describir lo que viví. Pero Dios es grande y sabe".

Por último, Pedernera -quien ahora está en libertad- remarcó que la cárcel lo hizo madurar en cierto aspecto y que ahora lo que más quiere es que se encuentre a él o los culpables del crimen por el que fue condenado.

Leer más de