Misokinesia: Este es el fenómeno psicológico que hace que odies cuando las personas mueven la pierna

¿Cómo te sientes cuando ves a una persona mover repetitivamente la pierna?. Puede que los saltos que se producen cada vez que sube y bajan el talón te molestan porque mueven la mesa en la que estás sentado, pero una cosa muy diferente sería si es que sientes "odio" antes esta situación. 

La misokinesia es el nombre con que se describe al fenómeno psicológico, definido como fuertes sentimientos negativos, como odio o rechazo, al ver personas haciendo pequeños movimientos repetitivos, como hacer saltar la pierna. 

No se puede decir que esta es una enfermedad, ni un trastorno psicológico. De hecho, hasta hace poco no todas las personas compartían su existencia; pero un artículo publicado en la revista científica Nature, escribe que existe suficiente evidencia para asegurar que cierto porcentaje de la población tiene esta sensibilidad. 

"Estos resultados apoyan la conclusión de que la sensibilidad a la misokinesia no es un fenómeno restringido a las poblaciones clínicas, sino más bien, es un desafío social básico y, hasta ahora, poco reconocido, compartido por muchos en la población general más amplia", escribieron los autores de la publicación. 

Se trata de un fenómeno similar a la misofonía, o la disminución de la tolerancia o reacciones negativas ante sonidos específicos, como el ruido que hacen algunas personas al masticar la comida o el golpeteo de una gotera. 

¿Qué lo produce?

Si bien se sabe que el rechazo se produce ante ciertos movimientos, se desconoce si es que existe específicamente algunos que desencadenen la reacción, pero desde el Centro para el Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) y la Misofonía describen que son acciones repetitivas, como:

  • Mover o sacudir las piernas. 
  • Movimientos de las manos.
  • Jugar con los dedos de las manos.
  • Movimientos de la boca. 
  • Golpeteo con los dedos. 

¿Cómo se siente la misokinesia?

El "odio a los movimientos" es descrito por quienes lo viven como una sensación de "ser atacados", explicaron en el centro de TOC, como si quién se mueve quisiera realmente atacarlos. 

Con ella también se sienten abrumadoras emociones, entre una mezcla de pánico y una sensación de estar atrapado, que los mantiene más vigilantes a este tipo de comportamientos, para así evitarlos. 

Estas sensaciones podrían tener un impacto negativo en la manera en que las personas que tienen la sensibilidad se relacionan con otros y el mundo. 

Es muy probable, escriben en el Centro para el Trastorno Obsesivo Compulsivo y la Misofonía, que se aíslen o eviten a ciertas personas o situaciones en las que saben que estarán expuestos a este tipo de estímulos. 

Este artículo está diseñado para informar y no pretende dar consejos o soluciones médicas. Pregúntele siempre a su doctor o especialista si tiene dudas sobre su salud o antes de iniciar un tratamiento.

Todo sobre Estudios científicos