Instagram @marlen.delafuente

"Sentía como si corriera un río": Marlene de la Fuente sufrió gran inundación en su casa por una cañería rota

  • Por Ana María Lizana

El pasado 26 de julio la periodista Marlene de la Fuente tuvo un muy mal despertar. Producto de una cañería que se rompió, parte de su casa en Las Condes acabó inundada.

"Sentía como si corriera un río, como cascada de agua, así me desperté", menciona Marlene en conversación con Las Últimas Noticias (LUN), detallando lo sucedido en su domicilio.

De la Fuente cuenta que "el agua me llegaba hasta el gemelo, mi pieza estaba toda inundada", al igual que la de sus cuatro hijos: Diego, Florencia, Alonso y Renato.

Una cañería se rompió

La comunicadora dice que al salir de su habitación, el agua seguía corriendo. En la pieza de Renato, su hijo, estaba el posapiés flotando, al igual que su computador. En el momento, logró rescatar a su perrita chihuahua, Leoncia, la que casi fue atrapada por el agua.

Sobre los motivos, Marlene asegura que "se había roto una cañería. Lo sabíamos porque no era la primera vez que veíamos esto".

Además, no es la primera vez que sucede. "En febrero nos fuimos de vacaciones y cuando llegamos estaba todo destruido. Se rompió una matriz de la casa y dejó todo para la historia".

"Arruinó el piso, las murallas, nos dejó malo el sistema eléctrico y nos arruinó el refrigerador. Las reparaciones me costaron más de 5 millones de pesos, sin contar el piso", añade.

A raíz del incidente en febrero, "no podíamos ni caminar. El rompimiento ocurrió en el baño del segundo piso y la fuerza era grande, harta presión".

¿Por qué se inunda la casa?

Marlene dice que consultó a un maestro y este le explicó que, como vivían en un cerro, el agua "sube con más fuerza para tener presión".

"Si no es así, no sale agua en duchas o baños y pasa que estas cañerías son de un plástico especial que ha cedido con la fuerza de lagua. Nos recomendaron cambiar las cañerías a cobre, pero eso es aún más caro", asegura.

Para esta ocasión, le piden más de 6 millones para arreglar todos los daños, eso sin contar el cambio de conexiones eléctricas y cañerías: "No sé bien cuánto saldrá todo".

"Hay que ser positiva"

Pese a todo, Marlene dice que su pilar para enfrentar esta difícil situación son sus hijos, porque "me hicieron entender que estas cosas hay que tomarlas con tranquilidad. Frente a los problemas, hay que ser positiva y tener calma".

"Mientras secábamos jugaban con una pelota, dándome a entender que nada de esto es tan grave. Se les veía tranquilos y felices, entonces eso me tranquilizó harto", confiesa.

Leer más de