Se resguardan con propaganda política: Personas que viven en campamentos sufren por el invierno

Se resguardan con propaganda política: Personas que viven en campamentos sufren por el invierno

  • Por Meganoticias

¿Qué pasó?

Muchas personas que viven en campamentos deben usar propaganda electoral para cobijarse de las lluvias, fenómeno que está pronosticado para este miércoles 22 de junio en la Región Metropolitana.

Además de las bajas temperaturas en invierno, también viven preocupados de que sus mediaguas se ven afectadas por deslizamientos de tierra y desprendimientos de rocas.

"Esto es oro, mientras que para los políticos ya es basura"

Candidatos a alcalde, concejales, gobernadores o constituyentes, aparecen en la toma La Cancha, ubicada en Lo Barnechea. Sin embargo, no son utilizados como propaganda política, sino para que los residentes del sector se puedan resguardar de la lluvia.

"Esto es oro. Oro para una persona que se está lloviendo. Esto es oro, mientras que para los políticos es basura", contó Sofía Oviedo.

Además, detalló que en el lugar residen "vecinos que llegaron con órdenes de desalojo de sus arriendos, que no pudieron pagar más, porque el sueldo ya no les dio, mamás solteras con sus hijos, familias hacinadas que ya por el tema de covid se contagiaron, familias que por la pandemia prácticamente quedaron en la calle".

Aumento de campamentos

Las cifras dicen que más de un 70% crecieron las familias en campamentos por culpa de la pandemia, mientras que el catastro de TECHO indica que el 30% de los campamentos ha sufrido inundaciones y el 17% fue víctima de aluviones o remociones de masa. 

"La lluvia afecta de forma desigual. La lluvia afecta mojando las casas, la lluvia afecta porque, muchas veces, los terrenos donde viven las familias se inundan, hay problemas de acceso, eso hace que hayan problemas también en la comunidad y, lamentablemente, también hay un riesgo. A veces, los terrenos están emplazados en zonas de riesgo, valga la redundancia, donde pueden producirse deslizamientos de tierra, aluviones, cosas que no nos gustaría vera", explicó Vicente Stiepovich, director social fundación TECHO.

Karina Fernández, quien hace cinco años vive en el campamento Las Pompeyas, de Lampa, contó que: "Una de las cosas más cruda de aquí es el invierno. uno mete las manos al agua y te llegan a doler los huesos del frío. Uno tiene que cuidar mucho a los niños porque uno como adulto puede aguantar el frío, pero los niños no".

"Aquí vuelan los zinc"

El año pasado una gran roca ingresó a la vivienda de María Ester Arriagada. Afortunadamente, nadie estaba en casa esa mañana invernal, cuando la lluvia y el viento hicieron rodar decenas de rocas cerro abajo en el campamento Las Pompeyas.

Entre varios vecinos intentaron retirar la roca que impactó la casa que María Ester comparte con dos de sus hijas y tres nietos. Era tan grande y pesada que fue imposible removerla. El golpe dejó la pared dañada, facilitando la entrada de la lluvia y el barro.

"Vuelan los zinc aquí. Porque aquí el viento es viento. Ahí viene el escándalo, porque vienen con fuerza y de repente chocan. Llegas a saltar uno en su casa y ya sabemos que son las piedras", dijo la mujer.

"Hay que sufrir un poco"

María Ester manifestó que: "Constantemente, viviendo en la falda de un cerro, es terrible. Pero hay que esperar que salga la gente con sus viviendas definitivas. Hay que sufrir un poco. No tenemos otra alternativa".

Entre ocho y diez años demora abandonar un campamento con una solución definitiva, situación que no mejora ya que la crisis habitacional se agudizó desde octubre de 2019.

"Nosotros avanzamos, lamentablemente, a 82 mil familias que viven en campamento. Eso es, más o menos, un 75% más que en la medición de 2019, entonces, hoy día tenemos un problema mayor. Hay más familias que viven en campamentos, en Chile", explicó Stiepovich.

¿Qué dice el Gobierno?

El ministro de Vivienda, Felipe Ward, señaló que: "Hay que reconocer una realidad, hay muchas familias que toman la dolorosa decisión de irse a vivir a una toma, de irse a vivir a un campamento, y es bueno que investiguemos y nos demos cuenta por qué. La idea de las políticas públicas es llegar antes de que las personas tomen esa decisión porque ahí se van a quedar mucho tiempo, de acuerdo a lo que la experiencia indica".

El Ministerio reconoce que la velocidad con que llegan las soluciones del Estado no es la misma con que crece la demanda habitacional. Al menos, para este invierno, ya se activó el plan 100 más 100, que busca acercar el sueño de la casa propia.

"El primer 100 es entregar una solución habitacional en ese lugar o en otro lugar a 100 campamentos al año, y el segundo 100 es entregar habitabilidad primaria. Hay muchos departamentos que o no tienen luz, no tienen agua, o no tienen alcantarillado", explicó Ward.

También hay iniciativas privadas, como la fundación TECHO que recolecta alimentos, abrigo, materiales de construcción y otros tipos de ayuda humanitaria para las familias que viven aún en esta condición.

Leer más de