¿Quién era Gabriela Alcaíno?, la mujer que inspiró la ley que amplía el concepto de femicidio Agencia Uno

¿Quién era Gabriela Alcaíno?, la mujer que inspiró la ley que amplía el concepto de femicidio

  • Por Meganoticias

¿Qué pasó?

Este lunes 2 de marzo, el Presidente Sebastián Piñera promulgó la Ley Gabriela, normativa que amplía el concepto de femicidio y que incluye en este delito a las relaciones de pololeo y noviazgo, considerando las razones de género.

La ley está motivada por el crimen de Gabriela Alcaíno y su madre Carolina Donoso, ambas asesinadas por el exnovio de la joven a mediados de 2018.

¿Quién era Gabriela Alcaíno?

El 12 de junio de 2018, en la comuna de Maipú, Gabriela y Carolina fueron asesinadas por Fabián Cáceres, en ese entonces expololo de la menor que tenía 17 años. El hombre, mayor que ella por un año, no soportó el término de la relación y amenazó a Alcaíno diciéndole que “si ella no estaba con él, no iba a estar con nadie más”, según relató un cercano de las víctimas.

De acuerdo al informe policial de la Policía de Investigaciones, aquel día el asesino irrumpió en la casa de ambas mujeres. Carolina, la madre, fue la primera en percatarse de la presencia del victimario, quien la apuñaló en el tórax y en el abdomen.

Por su parte, al escuchar los ruidos, Gabriela bajó desde el segundo piso mientras Cáceres aguardaba por ella para asesinarla. La PDI detalló que lo ocurrido estaba vinculado con la relación que sostuvo Gabriela con Fabián.

Este asesinato no fue juzgado como femicidio por la legislación que regía en 2018, puesto que la víctima y su victimario no convivían bajo el mismo techo. Un escenario que a partir de hoy cambió y aumentó las penas para quienes cometan violencia de género contra las mujeres.

¿Qué establece la Ley Gabriela?

En ese sentido, la nueva legislación castigará con condenas penales a quien ejerza la violencia de género contra las mujeres y las sanciones van desde el presidio mayor en su grado máximo hasta el presidio perpetuo calificado, lo que significa que arriesga de 15 años y un día a 40 años de cárcel.

Tal como señala la ley en su contenido, "el hombre que mate a una mujer que es o ha sido su cónyuge o conviviente o con quien tiene o ha tenido un hijo en común será sancionado con la pena de presidio mayor en su grado máximo a presidio perpetuo calificado".

Se agrega que "la misma pena se impondrá al hombre que mate a una mujer por razón de tener o haber tenido con ella una relación de pareja de carácter sentimental o sexual sin convivencia", considerando así las relaciones de noviazgo o pololeo, como ocurrió con Gabriela Alcaíno.