Andrade y tramitación de 40 horas: En vez de suspender hay que pensar una gradualidad distinta

Andrade y tramitación de 40 horas: En vez de suspender hay que pensar una gradualidad distinta

  • Por Meganoticias

¿Qué pasó?

Luego de que la Mesa Técnica que analizó la reducción de la jornada laboral propusiera suspender temporalmente la tramitación del proyecto “40 horas”, considerando el contexto económico del país, las críticas de la oposición no se hicieron esperar.

Al respecto, Osvaldo Andrade, miembro de la mesa y exministro del Trabajo, explicó las conclusiones y afirmó que se podría seguir adelante con otra propuesta de gradualidad.

¿Qué dijo?

Pese a que la mayoría de los miembros propuso suspender la tramitación, el exministro considera que no es lo adecuado. “El Gobierno tiene que tomar una decisión. Si toma la decisión de intentar suspender la tramitación, lo que va a encontrar es que el proyecto va seguir avanzando”, explicó.

A su juicio, la solución es cambiar el mecanismo. “En vez de suspender, lo que corresponde es pensar una gradualidad distinta a la ya aprobada en la Cámara de Diputados”, señaló.

“El proyecto 40 horas contiene mecanismos de flexibilidad bastante brutales, sin ninguna consideración del carácter colectivo de la adaptabilidad. A los parlamentarios de centro izquierda y de la izquierda les pasaron un gol, a mi me extraña que eso haya sucedido”, afirmó en conversación con Radio Infinita.

En ese sentido, también se refirió a las críticas de Camila Vallejo. “Le pediría que también se preocupe de las cosas que se aprueban. Si finalmente por el apuro vamos a aprobar cuestiones que atentan con el sindicalismo, creo que cometemos un error tremendo”, dijo.

Las principales conclusiones

Andrade explicó que en la mesa se buscaron mecanismos de adaptabilidad que no tengan efectos en materia salarial y de empleo. Además, que se incorpore al sector público. “Nos parece inadecuado que hayan tratamientos distintos en el ámbito del trabajo”, afirmó.

Además agregó: “Estamos proponiendo que se haga en dos momentos a tres y cinco años (...) El tratamiento debería ser parejo, no vemos razón para distinguir entre pequeñas, medianas y grandes empresas y nos parece que los estatutos laborales tiene que tender a que los trabajadores tengan similares derechos”.