Estudiante de medicina muere tras denunciar a un doctor por acoso sexual y pedir su cambio Facebook
  • Mundo

Estudiante de medicina muere tras denunciar a un doctor por acoso sexual y pedir su cambio

  • Por Meganoticias

Mariana Sánchez Dávalos representa otro caso más de muertes vinculadas con el acoso sexual y la violencia de género. En México, donde los feminicidios se han convertido en un tema diario, se registran 10 muertes cada 24 horas, y miles de voces exigen justicia.

La víctima era una estudiante a punto de graduarse en la carrera de medicina. Cumplía sus prácticas en una zona rural de Chiapas (Ocosingo), pero un acosador la llevó a la muerte.

Todo sucedió el 28 de enero. Mariana llevaba meses presentando quejas contra un colega por acoso. Tenía miedo, pero no la escucharon. El hombre, identificado como Fernando Cuauhtémoc N., no la dejaba en paz. Incluso, una noche asaltó su cuarto e intentó abusar de ella, pero Mariana escapó.

Denuncia sin respuesta

La joven puso su renuncia luego de este hecho, pero no se la aceptaron bajo el argumento que su labor hacía falta en esa comunidad. En adelante, Mariana vivió una pesadilla porque el hombre seguía acosándola.

La madre de Mariana, María de Lourdes Dávalos, contó a los medios locales e internacionales cómo sucedieron los hechos.

"Estaba muy apurada. Más de lo normal. Tenía mucha prisa y la noté muy angustiada. Me contestó llorando. Insistía en que la estaban acosando y que iba a volver a buscar a la directora", dijo.

"Quedamos en volver a hablar cuando terminara su trabajo, pero ya no pude. Ni siquiera sé si fue esa noche o al día siguiente por la mañana cuando la mataron", subrayó.

"Yo le insistí en que ya renunciara, pero a ella le urgía terminar su servicio social y comenzar a trabajar como médica. Estuvo meses esperando un traslado que nunca llegó. Nadie le hizo caso", recordó la mujer.

La ahorcaron

Mariana fue hallada ahorcada en el cuarto que habitaba, que era un anexo del centro de salud donde cumplía sus prácticas. No se dieron más detalles en torno de su muerte y, peor aún, el cuerpo fue cremado sin autorización de sus familiares, a pesar de ser un deceso trágico que debía ser investigado.

"No quise abrir el ataúd. No podía verla. Solo estuve unos 20 minutos con el ataúd cerrado. No podía con más. Ahora me pregunto qué tenía que haber hecho, por qué tenían tanta prisa en llevársela. En ese momento no era consciente de nada", expresó la madre.

Otra víctima señala al mismo acosador

Carolina Elizabeth Gómez fue víctima del mismo sujeto en el año 2014. Acudió a un centro de salud en Yajalón, Chiapas, para donar sangre. En ese momento Fernando Cuauhtémoc era el director. Le hizo algunas preguntas incómodas y su actitud era extraña.

Se aseguró de atenderla en un lugar cerrado y sin asistentes. Le preguntó si tenía tatuajes e insinuó que era posible que tuviera alguno oculto. A la mujer no le gustó la forma cómo seguía la entrevista de rutina para optar a ser donante voluntaria.

“Me dijo que si me revisaba y me encontraba uno, que pasaba. Yo le dije que no era necesaria la revisión porque yo no tenía tatuajes. Me quería hacer una revisión vaginal para ver si realmente no tenía yo alguna infección. Obviamente no acepté a esta especulación y al final él me dice que era yo una persona apta para donar, pero como no acepté la revisión vaginal, como tal pues no pude donar”, recordó la mujer.

No ha sido atrapado

Mientras salen a la luz más evidencias que Mariana pudo ser asesinada, el principal sospechoso sigue libre. La casa en la que vive el médico fue visitada por agentes policiales, pero no lo encontraron.

"Esta situación de Mariana nos indica que todavía falta un camino muy largo de combatir y erradicar esta violencia, porque desde el principio sufrió nuevamente violencia”, debido a que sus denuncias fueron ignoradas, declaró la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.