Foto referencial.

Nanoinfluenciadores: La tendencia en Instagram con personas comunes que promocionan productos

  • Por Patricia Pineda

Por Patricia Pineda Ochoa 

Hace unos cinco meses atrás Delfina Libcovker no conocía el término "nanoinfluenciadora". Como cualquier joven de su edad, o por lo menos como aquellas que llevan una vida al igual que el denominador común, su día a día giraba en torno a sus estudios, amigos y familia. Las redes sociales: su distracción, la ventana a su mundo, el espacio por el cual mostraba una pequeña parte de lo que ella misma define como "sus intereses personales".

La estudiante de Diseño no es experta en Marketing, tampoco es famosa, ni forma parte del círculo de celebridades chilenas o internacionales; sin embargo y por alguna razón fue seleccionada por una sistema de inteligencia artificial para promocionar una marca de cuidados de la piel.

"Soy influenciadora de The Body Shop desde hace unos 6 meses y la verdad es una experiencia que me gusta y disfruto muchísimo. Nunca pensé que podía hacer esto; un día me llamaron de la nada, me hicieron la propuesta y acepté", afirmó la joven.

MIRA TAMBIÉN: Documentos filtrados por Wikileaks aseguran que Steve Jobs habría sufrido VIH

Pero, ¿en qué consiste esta nueva modalidad de hacer Marketing?, ¿qué significa el término nanoinfluenciador (a)?

Tomás Collados, CEO y fundador de Frisbi Marketing, explica que "los nanoinfluenciadores son personas comunes y corrientes que tienen una actividad constante en las redes sociales. Generalmente poseen entre 800 y 3.000 seguidores y su credibilidad es muy alta".

Aunque no son personajes famosos como artistas, deportistas o cantantes, son capaces de influir y generan empatía en la mayoría de las personas que las siguen por Facebook, Twitter o Instagram.

De acuerdo a Collados, esta nueva tendencia del marketing digital se ha convertido en un elemento esencial para las empresas, debido a que el beneficio de trabajar con esta figura "es que se puede microsegmentar al máximo nivel y así optimizar el presupuesto para llegar con el contenido exactamente donde la marca lo necesita y no malgastar presupuesto en seguidores que no son del target".

MIRA TAMBIÉN: [FOTO] La imagen de exmiembros de N'Sync que causó impacto en Instagram

Para el especialista el impacto que está ganando esta nueva modalidad es de grande proporciones, por lo que estima, y según los datos que maneja su agencia, que el crecimiento de los nanoinfluenciadores en el 2019 llegue cerca al 200% para este 2019, es decir unas 2.400 influencers.

"La gente cree más a alguien que es común y corriente, como ellos, que a una celebridad. Cuando comenzamos en el 2015 solo teníamos 20 nanoinfluenciadores, en el 2018 aumentamos a 300 y en lo que va de 2019 ya tenemos 800",dijo. 

En este sentido, apuntó que por su paso por algunas empresas de gran renombre constató como "personas famosas no tenían nada que ver con la marca, sólo les pagaban y estaban forzados a promocionar un producto que, a veces ni conocían, por lo tanto no se veía real".

Los que todos se preguntan: ¿Cuánto gana un nanoinfluenciador?

Delfina no gana millones, como por ejemplo puede ganar Kylie Jenner -quien hasta el año pasado cobraba un millón de dólares por publicar en su Instagram una imagen promocionando algún producto-;  no obstante la joven disfruta de su trabajo porque más allá del dinero "me divierte lo que hago. En el fondo no tiene costo muy grande para mí y me gusta los productos, realmente por eso fue que acepté la propuesta".

En pocas palabras, un nano o un microinfluenciador no recibe una fortuna por promocionar una marca, se trata más bien de un intercambio: éste o ésta sube una imagen a las redes con el producto y a cambio se le otorgan muestras de ellos.

"Me di cuenta que era una buena alternativa aceptar la propuesta, porque la marca me gusta. No gano dinero, pero voy a eventos donde te regalan productos y conoces a gente que hace lo mismo que tú (...). Es divertido", manifestó la joven que cuenta con más de 1700 seguidores por Instagram.

MIRA TAMBIÉN: Descubre el "paso a paso" para crear tus propios stickers en WhatsApp

Más allá de retratarse con el producto, la estudiante no hace mayores esfuerzos para promocionar una crema, un exfoliante o cualquier artículo de la marca, pero si aclaró que al momento de capturar la fotografía se preocupa por cada detalle que la rodea y de cómo se puede ver en su red. "Me imagino que es una producción, así que trato de subir fotos bonitas que muestren mi cotidianidad con el producto".

¿La gente común manda?

Si bien los nanoinfluenciadores en Europa y EEUU existen desde 2016, en Chile la simpatía por esta modalidad se ha venido desarrollando de a poco y ha logrado meterse en el mercado desde hace unos años en adelante.

Tomás Collados comentó que aunque su agencia - la cual cuenta con 800 nanoinfluenciadores en todo el país- viene trabajando con esta figura desde el 2015, "solo a fines de 2018 la industria empezó a volcarse a este nicho, ya que la mayoría de las agencias y plataformas están pensadas para celebridades, por lo que les cuesta mucho encontrar personas comunes y corrientes (nano) y luego medirlas".

Al respecto, el CEO precisó que "es en esos dos procesos donde nosotros tenemos una ventaja, ya que tenemos un largo recorrido gestionando nano y micro influenciadores, gracias al trabajo en conjunto que hacemos con Silicon Valley, donde contamos con una tecnología especial para encontrar un posible nanoinfluenciador, porque muchos de ellos está un poco sesgados porque sólo quieren los premios, así que este sistema nos ayuda a seleccionar personas que en realidad estén comprometidos con la marca".

MIRA TAMBIÉN: El mundo del ciberataque: ¿Es posible hackear un TAC para diagnosticar cáncer en pacientes sanos?

Es así,y como buena fanática de las cremas, que Delfina sube a su cuenta de Instagram fotos de su día a día con los artículos que usa para su cuidado de la piel y reafirma la premisa que las personas comunes mandan, o al menos este el precepto que dicta la mayoría de las redes sociales actualmente. "Los productos son buenos, los usos siempre, los llevo a todos lados, los tengo en mi casa, en mi mochila, a donde vaya", indicó.

Más allá de la fama o el dinero, los nanoinfluenciadores buscan cercanía con sus seguidores. La era digital ha generado, sin duda, una revolución imparable y con ella han surgido nuevos nichos en donde personas no famosas pueden influenciar o ser ejemplo para sus comunes, como es el caso de esta nueva figura que ha ganado espacio en las redes, en especial en Instagram.