MegadenunciasEscríbenos aquí

¿Vives con Artritis Reumatoide? Conoce estos ejercicios para sobrellevar la enfermedad

  • Por Meganoticias

En personas con Artritis Reumatoidea, la actividad física moderada puede ser positiva para mejorar las  articulaciones, el estado general y reducir el dolor. Realizar actividades de estiramiento y flexión, así como deportes acuáticos o aeróbicos, mejora la funcionalidad corporal.

Es importante, no obstante, que cada rutina sea determinada por el especialista tratante, dado que depende de las características de la persona y de cómo se encuentra en ese momento.

Para elaborar el plan de reposo y ejercicio, el médico contemplará características particulares, tales como edad y estado físico. Además tendrá en cuenta en qué estado se encuentra, en cuanto a la intensidad de la actividad inflamatoria, el dolor y la rigidez articular.

En muchos casos el profesional también puede adecuar el nivel de movilidad de la persona con sus afinidades deportivas, siempre que sea posible.

Tipos de ejercicios

Si se sufre Artritis Reumatoide, la elección de ejercicios es importante, ya que algunos pueden ser mejores que otros. Por ejemplo las actividades que conlleven la realización de esfuerzos intensos o mantenidos en el tiempo, deberían desestimarse, mientras que los ejercicios aeróbicos, la natación o el andar en bicicleta, se pueden considerar dentro de los más propicios.

Ejercicios ideales para las articulaciones

Ejercicios isométricos:

Estos ejercicios fortalecen los músculos a medida que se los contrae sin mover las articulaciones, lo cual no genera sobrecarga en las mismas.

Ejercicios dinámicos:

Estos pueden ser de utilidad para prevenir la limitación de movimiento, dado que consiente las articulaciones hacia una y otra dirección, como por ejemplo, alternando flexión y estiramiento.

Beneficios de ejercitarse

Entre los principales beneficios que pueden proveer determinados ejercicios físicos de forma moderada se encuentran:

  • Reducción de dolor
  • Mejoras en la rigidez y limitación de los movimientos, así como en la funcionalidad y flexibilidad
  • Estimulación del estado de ánimo
  • Mejoras en la calidad de vida de los adultos mayores
  • Fortalecimiento de los músculos y el corazón
  • Contribución al control de afecciones crónicas comunes, tales como: diabetes, enfermedades cardiovasculares y obesidad
  • Mejoras en el sueño
  • Posibilidad de bajar de peso
  • Mejoras en el aspecto físico

Por todo esto es importante la realización del ejercicio físico, aunque siempre de manera controlada y bajo prescripción médica.

Este artículo está diseñado para informar y no pretende dar consejos o soluciones médicas. Pregúntele siempre a su doctor o especialista si tiene dudas sobre su salud o antes de iniciar un tratamiento.