Captura

"Me parece injusto": Madre lucha para que su pequeña hija con atrofia muscular vaya a clases

  • Por Meganoticias

Son muchos los padres y madres que deben luchar constantemente en Chile para que sus hijos reciban la mejor educación y que así puedan convertirse en profesionales.

Karen Navarro es una de esas personas y su vida ha estado marcada por la grave enfermedad que padece su hija, quien estudia en las llamadas "Aulas Hospitalarias".

Amanda es el nombre de su pequeña, quien sufre de una atrofia muscular espinal tipo 1, la más grave en esta patología y que incluso la hace depender de un respirador mecánico, aunque eso no le impide aprender y avanzar junto a sus compañeros de clase.

Pese a esto, Amanda y otros cientos de niños que no pueden asistir a un colegio tradicional podrían quedar sin clases, luego que el ministerio de Educación recortara el presupuesto a las "Aulas Hospitalarias".

La lucha de Karen y Amanda

Respecto a su hija, Karen explica que "hablamos de un cuerpito que tiene muchas limitaciones, pero con una mente que está sana y que tiene ganas de aprender".

La mujer está con ella en todo momento y la ayuda desde que comienzan las clases hasta que terminan: "Ella dice que sí con los ojitos hacia arriba y dice que no con un ceño de cejas..."

Sin embargo, el tema del recorte presupuestario en las "Aulas Hospitalarias" mantiene la incertidumbre en la familia, ya que esto significaría tener que buscar otro establecimiento para su hija.

"Me parece injusto e indignante porque uno ya tiene su carga, uno ya tiene sus problemas como para tener que estar lidiando por educación", expresa Karen.

Asimismo, dice: "Yo quiero que cualquier colegio público, el más cercano, reciba a mi hija bien. Que tenga las condiciones para que pueda educarse".

El caso de Juan y Rebeca

Las mismas ganas de seguir aprendiendo son las que tiene Juan en Valdivia, pese a la atrofia espinal tipo 2 y al daño pulmonar crónico que padece.

Judith Beltrán, su madre, vive la misma preocupación que Karen y manifiesta: "El que se sienta más aceptado, que no sienta que lo discriminan y que lo miren por igual, no como un bicho raro, que lo hagan sentir parte de algo".

Rebeca cursa octavo básico y también pertenece a un "Aula Hospitalaria", la cual le brindó la integración que ella requería.

Sus padres dicen que "el colegio especial lo que te hace es correrte hace un lado, eliminar o sacar de la vista una realidad y un aula te incluye e integra".

"Hemos hecho todos los esfuerzos disponibles"

En este contexto, el subsecretario de Educación, Jorge Poblete, se han hecho "todos los esfuerzos disponibles" para que estas aulas no cierren.

"Si la matrícula está afectada, no existe mecanismo de pago alguno que me permita pagar por nada. Si en cambio, esa situación se debe a una administración que no es tan eficiente, nosotros podríamos colaborar con la escuela para que encuentre el mecanismo", agregó.

Ver cobertura completa