Foto referencial. AgenciaUno.

Médico de Hospital El Salvador y lesiones en los ojos: "Lo dramático es que se trata de pacientes jóvenes"

  • Por Meganoticias

¿Qué pasó?

Las movilizaciones sociales que se han registrado en Chile no solo han costado vidas, sino también la pérdida de órganos de algunas personas.

Lo que más impacto ha causado son las lesiones oculares, ya que más de dos centenares de chilenos han sufrido lesiones en los ojos, siendo uno de los casos más graves el de Gustavo Gatica, quien recibió el impacto de balines disparados por Carabineros y sigue internado en la Clínica Santa María.

El trabajo en el Hospital El Salvador

En Santiago, la mayor cantidad de pacientes ha llegado al Hospital El Salvador, específicamente a la Unidad de Trauma Ocular (UTO). 174 personas han sido atendidas ahí (de 229 en todo el país), algo que ha conmocionado a quienes trabajan en el lugar.

“Hemos tenido muchos más casos que lo regular. Ver este nivel de traumas oculares es muy impactante. Desde el primer fin de semana de la crisis empezó a llegar un aluvión de casos”, dijo al diario La Tercera la doctora Anamaría Arriagada. 

“Esta es una cosa única. En Israel se registraron 154 casos en seis años y acá llevamos 140 en tres semanas. La velocidad con que se produjo esto nos impactó… Lo más dramático es que se trata de pacientes jóvenes, de 29,5 años en promedio. Ellos son parte de la fuerza laboral del país”, señaló por su parte el oftalmólogo Álvaro Rodríguez.

Los fríos números

De las 174 personas que han llegado a la UTO, “34 tienen estallido ocular  y 29 perdieron totalmente la visión del ojo afectado. El 48% sufre de una disminución severa de su visión y la mayoría de las lesiones fueron por balines”, informó el mismo medio.

Todos los lesionados con daños severos deberán usar prótesis, la que cuesta $500 mil, pero una rehabilitación integral supera los $3 millones.

Lo más preocupante es que desde el mismo recinto se informó que los proyectiles son de goma, pero con contenido metálico en su interior.

Compartir