Médico aclara por qué no deberías usar mascarillas quirúrgicas contra el humo de los incendios forestales

Médico aclara por qué no deberías usar mascarillas quirúrgicas contra el humo de los incendios forestales

  • Por Paolo Cordero

Guardar

Guardada

La compleja situación por el humo emanado de los incendios forestales tiene preocupado a gran parte del país. En la zona central, por ejemplo, una capa gris ha cubierto los cielos por días, aún en ciudades lejanas a los focos de fuego. Esta condición preocupa a los especialistas.

“El hecho fundamental es no aumentar el consumo de oxigeno y limitar la exposición al sol y las altas temperaturas a actividades realmente imprescindibles”, comenta Carlos Rivera, jefe del servicio de urgencia de la Clínica de la Universidad de los Andes.

Si alguien siente la necesidad de hacer actividad física ojalá sea en interior y con un sistema de aire acondicionado que reutilice el que hay y no extraiga del exterior.

El atardecer en Santiago en días de incendios forestales

¿Tiene sentido usar mascarillas?

Según el especialista, la mayoría de las personas desconoce la real utilidad de las mascarillas planas de uso quirúrgico. “Esos son utensilios médicos capaces de filtrar partículas como bacterias y se usan en pabellón, pero no sirven para el humo ni los gases tóxicos”, afirma el doctor Rivera. Agrega que, además, pueden limitar la capacidad de ventilar de una persona, especialmente en adultos mayores y niños.

Foto de archivo

Otro contra, es que la mayoría no sabe utilizarlas bien. Según el especialista, son pocos los que saben ajustarla eficazmente a la cara y son menos aún quienes saben cuándo deben reemplazarlas.

Tampoco sirve humedecer un pañuelo o una toalla, “eso podría evitar la desecación y algo protege de las macropartículas, pero no logra filtrar el aire”, agrega el médico.

¿Qué tipo de mascarilla usar entonces?

La mascarilla que debiera usarse es una que escasamente puede encontrarse en el mercado. “Las que sirven son las mascarillas contra los gases nocivos, llamadas también máscaras respiratorias, que en medicina se denominan N95, N100 y T100”, aclara el profesional. Agrega que este tipo de artefactos, además de filtros antibacterianos, cuentan con sistemas de recirculación del aire.

Un tipo de mascarilla que sí podría servir

Pero aclara: “El problema es que esas mascarillas no están disponibles siempre y tampoco son baratas. Pero son las que se deberían usar”.

Pero esas mascarillas tampoco impiden la inhalación de gases tóxicos o nocivos como el monóxido de carbono que suele acumularse en lugares donde se está produciendo combustión . Otro contra es que no están disponibles en tamaños para niños ni recién nacidos. La recomendación del especialista es no confiarse de las mascarillas, incluso de las más sofisticadas.

¿Entonces?

“Lo que debiera hacer la población general es intentar salir a zonas menos contaminadas y alejarse lo más posible de los focos de incendio, tal como lo recomendó el Ministerio de Salud, y si eso no es posible, intentar quedarse en casa reciclando el aire que hay.

 

 

 

.

 

 

 

 

Compartir