Jefe le prohíbe a trabajadora ir a ver a su gato moribundo y provoca ola de renuncias a modo de protesta Shutterstock

Jefe le prohíbe a trabajadora ir a ver a su gato moribundo y provoca ola de renuncias a modo de protesta

  • Por Meganoticias

Una ola de renuncias generó la violenta respuesta de un jefe a su trabajadora, luego que esta última le pidiera permiso para ir a su casa a ver a su gato moribundo. 

El hecho tuvo lugar en Estados Unidos, en donde la pasante de una empresa, al ser informada por su familia que su gato "se estaba muriendo", le pidió a su jefe poder retirarse antes de la hora de salida para acompañar a su mascota en sus últimas horas de vida. 

Sin embargo, recibió la negativa del gerente, quien además le aseguró que su gato "era sólo un animal" y que no le daría permiso a menos que se tratase de un humano. Su trato hacia la pasante provocó la indignación de los trabajadores de la empresa, quienes renunciaron en masa.

La respuesta del jefe

La historia fue recogida por Reddit, en donde un testigo del hecho entregó detalles, señalando que la mujer afectada "quería unos días libres y el jefe básicamente le dijo que sus gatos eran animales y que no le permitían solicitar tiempo libre a menos que fuera un humano muriendo".

"Se suponía que debía discutirlo en privado, pero decidió ir a una esquina de la oficina donde mi equipo lo escuchó. Ella estaba llorando, agarró sus cosas y salió corriendo de la oficina", agregó.

Posteriormente, el testigo le envió un correo electrónico a toda la empresa diciendo que renunciaría.  "Destaqué la interacción entre el jefe y la pasante como la razón principal", sin pensar en la respuesta que obtendría de sus colegas.

"Inmediatamente, como 10 personas me enviaron un correo electrónico para preguntarme quién era el gerente y, para evitar dejar rastro, les dije en persona y en unos pocos días la mayoría de la gente lo sabía".

Tras esto, más de 20 personas presentaron sus renuncias a modo de solidaridad, motivados también por un conflicto anterior que guardaba relación con el recorte de sueldos llevado a cabo por la empresa.

El testigo comentó que el jefe aludido llegó a reprenderlo antes de renunciar, señalando que sus superiores lo habían sancionado y que podía perder su trabajo.

"No me da ninguna pena, porque es un imbécil. Pero su familia va a sufrir un duro golpe, porque no tiene ninguna habilidad rentable, además del PowerPoint", concluyó el ahora extrabajador. 

Leer más de