Condenado por raro asalto se salva del castigo del azote en Singapur Foto referencial: AFP
  • Mundo

Condenado por raro asalto se salva del castigo del azote en Singapur

  • Por Meganoticias-AFP

Un canadiense que protagonizó un raro asalto bancario en Singapur fue sentenciado a cinco años de cárcel, pero evitará ser azotado debido a un acuerdo que permitió su extradición.

David James Roach, quien asaltó una sucursal del Standard Chartered Bank en 2016, fue extraditado el año pasado de Reino Unido a Singapur luego de que la ciudad estado garantizó que no sería azotado.

El hombre de 31 años se declaró culpable de robo bancario y lavado de dinero por sacar el dinero robado del país.

Un tribunal entregó este miércoles la sentencia de cinco años de cárcel y seis azotes con una vara, un castigo obligatorio en la ciudad estado, por el robo.

Pero las oficinas del ministerio del Interior y la fiscalía general de Singapur dijeron que estaban realizando "los procedimientos necesarios para cumplir la garantía dada al gobierno británico" de que Roach no sería azotado.

Roach entró al banco y se llevó 30.000 dólares de Singapur (22.000 dólares, 26.400 euros) después de presentar una nota amenazante, un robo poco común en un país con bajísimas tasas de criminalidad.

Inicialmente huyó a Bangkok, donde estuvo preso por cargos de introducir dinero robado a Tailandia, pero las autoridades se negaron a enviarlo a Singapur porque los dos países no tienen un tratado de extradición.

Tras ser liberado, fue detenido en el aeropuerto Heathrow de Londres en tránsito a Canadá, y Singapur solicitó su extradición.

Castigo común

Singapur y Reino Unido tienen un tratado de extradición, pero Londres solo accedió a deportar a Roach si la ciudad estado aceptaba no aplicar el castigo corporal.

Los azotes con vara de ratán, un legado del período colonial británico, son un castigo común en Singapur.

Reino Unido abolió los azotes como forma de castigo hace décadas y se niega a realizar extradiciones a países donde aún se aplica ese castigo.