Presos dan brutal "bienvenida" a fisicoculturista acusado de femicidio: desfiguraron su rostro

  • Por Meganoticias

La desaparición y muerte de Analía Maldonado, la denominada "Peluquera de pueblo", conmocionó a toda Argentina cuando el pasado 20 de abril fue encontrada sin vida, tras ser golpeada, estrangulada y cuyo cuerpo fuera quemado y colocado en bolsa para terminar siendo abandonado en un camino rural.

Tras confesar su crimen, terminó siendo detenido su pareja y fisiculturista, Samuel Llanos, siendo formalizado por “homicidio agravado por el vínculo y por ser la víctima una mujer mediante la violencia de género (femicidio)”.

El hecho ocurrido en la localidad de Los Toldos, Provincia de Buenos Aires, le significó al acusado ser trasladado a la Unidad Penal 49 de la localidad de Junín, donde varios reclusos lo esperaban para darle una brutal “bienvenida”.

Nariz rota y rostro desfigurado

Tras llegar al recinto penal, Llanos tuvo un violento recibimiento , ya que los propios reclusos conmocionados por su actuar, le propinaron una dura golpiza al fisiculturista, donde lo acorralaron y golpearon hasta desfigurarle la cara.

El deportista quedó con la nariz totalmente rota, su rostro ensangrentado producto de una serie de cortes  y lleno hematomas en la cara.

La imagen de Llanos con la cara ensangrentada y el tabique partido al arribar al centro penitenciario fue difundida por el canal de TV de Diario Crónica.

Ante la situación, la defensa del acusado solicitaría su reclusión en un pabellón especial, para estar totalmente aislado del resto de la población penal, pues se cree que su vida está en peligro.

Denuncia

Si eres víctima o testigo de violencia hacia la mujer el fono de orientación dispuesto por el Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género (SernamEG) es el 1455.

El número se puede marcar tanto en teléfono fijo como en el celular y desde ahí brindan orientación para ayudar a víctimas de maltrato o te guían con los mecanismos para realizar una denuncia.

Este artículo informa un proceso judicial en curso, por lo que los involucrados no deben ser considerados culpables hasta que la justicia lo determine.

Leer más de