Rusia recibe dura sanción. AFP

Rusia fuera de Tokio 2020, Pekín y Mundial de Catar: Los 5 escándalos que llevaron al castigo

  • Por Mega Deportes

Seguir

Guardar

Guardada

Esta jornada la  Agencia Mundial Antidopaje (AMA) decidió este lunes excluir a Rusia de los Juegos Olímpicos durante cuatro años, por lo que no estará en Tokio-2020 y en la edición de invierno de Pekín-2022.

Salvo que el TAS les absuelva, tampoco podrá disputar el próximo Mundial de Catar, pero sí la Eurocopa 2020.

Rusia es uno de los países anfitriones de este último torneo, y de hecho San Petersburgo es una de las sedes donde se disputará.

El órgano rector del fútbol europeo, la UEFA, no se define como una "organización de eventos importantes" a efectos de las decisiones sobre infracciones antidopaje, por lo que podrán actuar en el grupo B con Dinamarca, Bélgica y Finlandia.

Tampoco afectará a la final de la Champions League, que se disputará de igual manera en San Petersburgo.

¿Qué llevó a la AMA a sancionar drásticamente a Rusia?

Desde hace cinco años, Rusia se sienta en el banquillo de los acusados del deporte internacional. Varias investigaciones han demostrado el alcance de las trampas para ocultar un sistema de dopaje que implica a todo el Estado, incluso a los servicios secretos.

Pero, el tema da que hablar y todo apunta a 5 escándalos que rodean la deporte de esta nación.

Los 5 escándalos que llevaron a la sanción de Rusia

1. Tráfico de influencias

A finales de 2011, Rusia está en la diana del servicio antidopaje de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), que dispone de una lista de 23 atletas cuyos pasaportes biológicos son sospechosos. En varios casos, el proceso de la IAAF es demasiado lento, lo que autoriza a los rusos a disputar los Juegos de Londres 2012 y el Mundial 2013 en Moscú. Entre ellos, la maratoniana Liliya Shobukhova y medallistas en Londres como Sergey Kirdyapkin (oro en 50 km marcha), Olga Kaniskina (plata en 20 km marcha) y Yuliya Zaripova (oro en 3.000 m obstáculos), a los que se les retiran sus títulos olímpicos por dopaje.

2. Desaparición de pruebas en el laboratorio de Moscú

Según el 'informe McLaren' encargado por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), el laboratorio de Moscú actuaba bajo la influencia directa del Ministerio de Deportes cuando un control era positivo. Una vez informado, el ministerio decidía enviando el código "salvar" o "cuarentena". En el primer caso, la muestra positiva era simplemente guardada como negativo en la base de datos del laboratorio antidopaje. En su informe final, el jurista canadiense Richard McLaren estima que más de 500 controles positivos fueron blanqueados por este sistema entre 2011 y 2015. Esa fue una de las razones que llevaron a la AMA a exigir recuperar todos los datos originales de los controles del laboratorio.

3. Sochi-2014, el cénit del sistema

En los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi, Rusia juega en casa, pero a orillas del mar Negro es imposible trucar los resultados de los controles, que gestiona el Comité Olímpico Internacional (COI). "Pero son tramposos de alto nivel", advierte el exdirector del laboratorio de Moscú, Grigori Rodtchenkov, en un documental dedicado al caso, Ícaro. Fue el contenido mismo de las muestras lo que se cambió, reveló el médico, que después huyó a Estados Unidos. De noche, los frascos guardados en el laboratorio pasaban discretamente por un agujero a otra sala, donde se rellenaban con una orina "limpia" que habían entregado previamente los atletas rusos y que se habían almacenado en un edificio custodiado por el FSB (ex KGB). Los servicios secretos, incluso, habían ideado un sistema para abrir y cerrar los frascos supuestamente inviolables.

4. Falsos documentos

El dopaje a gran escala en el atletismo llevó a la IAAF a suspender a Rusia en noviembre de 2015, aunque la puerta a la participación de deportistas rusos en competiciones internacionales quedó abierta para algunos de ellos, seleccionados, que demostraban estar limpios. En el Mundial 2017 de Londres, Danil Lysenko, uno de estos atletas autorizados a competir, gana la plata en salto de altura y encarna la nueva generación del atletismo ruso. Sin embargo, el 25 de junio de 2018 falta por tercera vez a su obligación de estar siempre localizable para poder someterse a controles sorpresa, lo que equivale a una suspensión. Peor, la investigación de la Unidad de Integridad del Atletismo (AIU) revela que la federación rusa le ha suministrado falsos documentos para defender su buena fe. El pasado 21 de noviembre, la AIU anuncia la suspensión de la Federación Rusa de Atletismo (RUSAF) y de siete responsables, entre ellos su presidente, Dmitri Chliakhtin, que ya fue sustituido.

5. La falsificación de datos

En septiembre de 2018, la AMA condiciona el levantamiento de la suspensión a la Agencia Rusa Antidopaje (RUSADA) a la entrega de la totalidad de los datos originales del antiguo laboratorio de Moscú. El objetivo es saber al fin los nombres de los deportistas dopados a los que protegió el sistema ruso. Tras dos viajes a la capital rusa, un equipo de la AMA logra recuperar una cantidad astronómica de datos a comienzos de 2019, pero gracias a expertos informáticos de la Universidad de Lausana (Suiza), los investigadores de la AMA llegan a la conclusión de que los datos han sido falsificados, algunos a finales de 2018 y otros a principios del 2019, justo antes de su entrega.

Así, "cientos" de resultados de controles sospechosos han desaparecido. Incluso se descubren falsos mensajes, pretendidamente escritos por el doctor Rodtchenkov, convertido en la bestia negra de Moscú, fueron incluidos en el sistema de gestión de la información del laboratorio para acusar al ex patrón. Todo ello ha provocado que Rusia quede excluida de los Juegos Olímpicos durante cuatro años.

Compartir

Noticias del momento