embolia pulmonar síntomas Shutterstock

Embolia pulmonar: Estas son 10 señales que te advierten de esta peligrosa condición

  • Por Monserrat Saavedra

La embolia pulmonar, también conocida como tromboembolismo pulmonar, es una peligrosa afección que ocurre cuando una de las arterias que traslada sangre hacia los pulmones es tapada por un coágulo de sangre.

Estos coágulos se pueden originar en las venas de las piernas, como una trombosis venosa profunda, los que luego se sueltan y viajan por el torrente sanguíneo hacia los pulmones. La otra opción que se trate de un émbolo de aire o grasa que se formó cerca del mismo órgano respiratorio.

Como la sangre que ingresa a los órganos es la encargada de entregarles el oxígeno y elementos que requieren para funcionar, puede ocurrir la muerte de los tejidos pulmonares o que aumente la presión arterial.

Sin tratar, las embolias pueden poner en riesgo la vida de quienes las padecen. Dependiendo de la rapidez con la que se trate, el tamaño del émbolo, de las arterias y el efecto del accidente en los órganos, podría necesitar solo fármacos para diluir la obstrucción, o incluso se podría requerir de una cirugía para detener la posible mortalidad que podría acarrear. 

 

¿Cómo puedo saber si tengo una embolia pulmonar?

Según el sitio de Clínica Mayo, los síntomas más comunes son:

  1. Falta de aire.
  2. Dolor en el pecho, el que se puede confundir con un ataque cardiaco y se agudiza cuando te agachas, toses o respiras profundamente. 
  3. La tos, que puede ser acompañada de sangre.
  4. Palpitaciones irregulares.
  5. Mareos.
  6. Desmayos.
  7. Fiebre.
  8. Exceso de sudoración.
  9. Piel húmeda o descolorida.
  10. Dolor e hinchazón en la pierna o pantorrilla.

¿Cómo se puede evitar?

La posibilidad de tener esta complicación en la salud está asociada con ciertas enfermedades, fármacos o incluso ciertas condiciones, con las que no es mucho lo que se puede hacer para su prevención.

Por ejemplo, los adultos sobre los 60 años, los pacientes con cáncer, o con un catéter, insuficiencia cardíaca, infecciones como el SARS-CoV-2 o incluso durante el embarazo y el puerperio, tienen mayor probabilidad de sufrir este padecimiento. 

Pero también hay ciertos hábitos que empeoran tus probabilidades; es el caso de los fumadores, la obesidad y la falta de movilidad durante viajes prolongados (más de 8 horas).

Este artículo está diseñado para informar y no pretende dar consejos o soluciones médicas. Pregúntele siempre a su doctor o especialista si tiene dudas sobre su salud o antes de iniciar un tratamiento.

Todo sobre Salud

Leer más de