olfato coronavirus origen Pixabay

Este síntoma característico del coronavirus en verdad no es provocado por la enfermedad, según nuevo estudio

  • Por Meganoticias

Cuando comenzó a diseminarse el coronavirus por el mundo, se hablaba de síntomas claros que entregaban las señales de que te podías haber contagiado. Los más frecuentes eran la disnea o dificultad para respirar, fiebre persistente, y pérdida del gusto y el olfato.

Estos últimos, en particular, tomaron gran relevancia, ya que diferenciaban al coronavirus de otras enfermedades, como la influenza. Si bien, por ser un síntoma, se pensaba que era el virus del SARS-CoV-2 el que lo producía, un nuevo estudio publicado, desmiente esta creencia. 

Un grupo de investigadores de la Universidad Johns Hopkins sugiere que la anosmia, o pérdida del olfato, es un subproducto de la defensa que hace el cuerpo ante el patógeno.

 

¿Qué produce que desaparezca el sentido?

"Como neuropatólogo, me preguntaba por qué la pérdida del olfato es un síntoma muy común del Covid-19, pero no de otras enfermedades respiratorias" comentó el autor principal y profesor en la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, Cheng-Ying Ho.

Para esto, los expertos revisaron 23 muestras de tejido del bulbo olfativo (que se ubica en la base del cerebro) proveniente de pacientes que fallecieron debido a la infección viral. Los científicos buscaban encontrar restos del patógeno o el tipo de daño que podría haber sido provocado.

Luego de comparar estos resultados con los de los tejidos del bulbo olfativo de personas sanas, descubrieron que no encontraron rastros de las células del Covid-19 en este punto específico del encéfalo. 

En cambio, determinaron que la degeneración de las neuronas era mayor en las personas enfermas. También encontraron que los infectados tenían menos axones olfativos, estas son porciones de neuronas que transmiten las señales eléctricas como información. Por último, quienes contrajeron coronavirus, también tenían rastros de daño en los vasos sanguíneos.

Todos estos cambios serían resultado de la inflamación a la que se enfrenta el cuerpo cuando combate una enfermedad tan intrusiva como el Covid-19, pero no sería la información genética de este, la responsable. 

Todo sobre Coronavirus

Todo sobre Estudios científicos