Las preocupaciones escolares más comunes de los padres y cómo manejarlas Agencia UNO

Las preocupaciones escolares más comunes de los padres y cómo manejarlas

  • Por Meganoticias

De acuerdo a varios estudios, las inquietudes de los cuidadores se han centrado mayormente en la línea de lo académico, sin embargo, desde que comenzó la pandemia, estas se han focalizado más en el área emocional, debido a que los progenitores han evidenciado cómo la crisis sanitaria ha impactado en la salud mental sus hijos.

Carolina Reyes Cristi, Psicóloga, Magíster en Psicología Educacional y Directora Colegio Monteluz, explica que dentro del ámbito escolar, las preocupaciones de los padres tienen que ver con diversos temas.

Rendimiento académico

Muchos padres piden ciertas calificaciones a sus hijos, los más exigentes sobre 6.0 o 6.5 y cuando las notas son más bajas de lo que ellos esperan, suelen actuar de manera sancionatoria. La psicóloga advierte que esta dinámica, genera en los estudiantes una desconexión tremenda con el aprendizaje y puede desencadenar problemas en la salud mental de los niños y jóvenes, como por ejemplo: estrés, inseguridades y baja autoestima, ya que se acostumbrarán a ser valorados, validados y aceptados por su rendimiento y no por sus reales capacidades. También pueden desarrollar cuadros ansiosos, trastornos del sueño, bruxismo, baja tolerancia a la frustración, crisis de angustia y cuadros depresivos.

Consejo

Sobre este punto, Carolina Reyes Cristi menciona que es muy importante que los padres siempre valoren, retroalimenten y destaquen las características personales de sus hijos, por sobre su rendimiento académico, ya que esto, generará un sentimiento de mayor seguridad, transmitiendo el mensaje “valgo por lo que soy y no por cómo rindo”. Respecto del rendimiento académico, si bien, es importante manifestar expectativas altas de aprendizaje hacia los hijos, ya que se les comunica que son capaces, hay que cuidar de no centrarse sólo en la calificación y valorar más el esfuerzo, la perseverancia y dedicación, es decir, el proceso llevado a cabo, por sobre el resultado.

Hábitos de estudio

A los progenitores les interesa mucho que sus hijos puedan dedicar diariamente tiempo a estudiar y repasar las materias, aunque no tengan alguna evaluación. Sin embargo, la psicóloga recomienda no sobrecargarlos con deberes escolares, ya que puede ocurrir un efecto contrario: mientras más se les exige y el adulto “está encima”, los niños y adolescentes terminan rechazando y evitando aquella práctica.

Consejo

La psicóloga indica que es importante enseñarles a los hijos la importancia de la organización y planificación del tiempo, para que así, puedan gestionar de mejor manera las diversas responsabilidades que tienen en su quehacer escolar, pero junto con esto, también es fundamental incentivar los tiempos de ocio, recreación y socialización, para no agobiarlos. Es decir, transmitirles la importancia de desarrollarse como un ser en equilibrio, fomentando su autocuidado y responsabilidad por el propio bienestar.

Bullying

Es aquella conducta que se da entre dos personas (o grupos), donde uno de éstos, agrede al otro de manera repetida y reiterada en el tiempo, ya sea con insultos, descalificaciones, burlas, críticas, pudiendo también llegar a violencia física, entre muchas otras formas de maltrato. Suele generarse una desigualdad de poder, donde un participante se posiciona en el rol de víctima y el otro, de victimario.

Consejo

Sobre esta problemática que preocupa a los padres, Carolina Reyes Cristi, recomienda que si un niño o adolescente relata que está siendo víctima de bullying, lo primero que hay que hacer es develar este hecho con el profesor jefe y/o encargado de convivencia escolar. Junto con esto, revisar el Manual de Convivencia Escolar del colegio (o reglamento), ya que en éste se especifica todo el protocolo a seguir por parte del establecimiento, el cual debe cumplirse. Este manual, es el respaldo para los papás para exigir su cumplimiento y así se puedan generar medidas de protección de la víctima y detención de la agresión.

Mientras que si uno de nuestros hijos se encuentra en la posición de victimario, es vital conversar con él para entender los motivos por los cuales lo hace y por lo tanto, indagar en su bienestar emocional. Muchas veces quienes ejercen bullying, sufren de dificultades familiares, abandono o algún tipo de agresión y por lo tanto, es trascendental consultar a algún especialista en el área de la salud mental.

Integración Social

Los padres, siempre desean que sus hijos se relacionen con su grupo de pares, compartan entre ellos y logren afianzar vínculos de amistad significativos en su etapa escolar. No obstante, muchas veces ocurre que sus hijos manifiestan bajas habilidades sociales o dificultades para integrarse, en consecuencia no tienen amigos y se sienten solos.

Consejo

Respecto de la falta de integración social, la psicóloga Magíster en Psicología Educacional, señala que es importante que los padres, además de plantearlo al profesor jefe para indagar en la situación de su hijo, puedan fomentar dicha socialización, generando encuentros con compañeros, invitándolos para su casa (o por videollamada) o realizando actividades recreativas y extraescolares que potencien sus relaciones sociales. Además de esto, también se puede apoyar con algún proceso de psicoterapia que ayude al niño a desarrollar la seguridad en sí mismo, mayor autoconfianza y habilidades sociales.

La importancia del apoyo de los padres y profesores

La Directora Colegio Monteluz enfatiza que es vital que tanto los niños como adolescentes que se encuentran en proceso de formación, sean guiados, orientados y apoyados por sus padres y profesores. “De esta manera tendrán seguridad y el soporte emocional que les facilitará la superación de cualquier situación, puesto que se sentirán acompañados y comprendidos”.

Carolina Reyes Cristi, destaca que este apoyo a futuro se internalizará y se traducirá en adultos con una buena autoestima, mayor seguridad y confianza en sí mismos. Y de lo contrario, si no reciben contención emocional, experimentarán sentimientos de soledad, desamparo y abandono.

Por consiguiente, se quedarán con menos herramientas para enfrentar los problemas que se le vayan presentando. Incluso, pudiendo llegar a un sentimiento de desesperanza aprendida, donde pensarán que pase lo que pase, sus conflictos no tendrán solución.

Ver cobertura completa

Leer más de